Neymar y Zúñiga se reencontrarán por segunda vez tras rodillazo de Brasil 2014, Ver Video:

0
113

El brasileño y colombiano se verán las caras este miércoles en Santiago, en partido del Grupo C de la Copa América 
Hay presión. Colombia necesita ganar para seguir en la Copa América de Chile 2015 y será necesario anular a Neymar en el partido del miércoles. Y es ahí cuando el fantasma del rodillazo de Camilo Zúñiga que lo dejó fuera del Mundial de Brasil 2014 se hace presente.
Corría el minuto 88 en el estadio Castelao de Fortaleza (nordeste) en cuartos de final del Mundial y en un rebote de un tiro de esquina, Neymar y Zúñiga salieron a buscar el balón. El colombiano, que pesaba entonces 10 kg más que el ‘garoto’, le clavó la rodilla en la espalda a una velocidad de 25,8 km/h, equivalente a que le golpeara cayendo desde un primer piso.
[Neymar dejó en ridículo a Advíncula y Zambrano con doble ‘sombrero’]
El dolor que se tatuó en la cara del ’10’ de Brasil distaba de la emoción al inicio del partido, al que llegaba sólido, con buenas actuaciones.
Neymar es blanco de faltas en cada partido que juega, a veces criticado por su tendencia a fingir y dejarse caer. La del 4 de julio del año pasado no fue el caso.
Con una fractura en la tercera vértebra lumbar, el delantero abandonó el campo en camilla y el estadio en ambulancia. Fue el preludio de la tragedia ‘canarinha’, que sin su mejor jugador cayó en las semifinales ante Alemania por 7-1.
El reencuentro
El partido de este miércoles, por la segunda fecha del Grupo C de Chile 2015, no será el primero en que Zúñiga y Neymar se reencuentren tras la fatídica noche del Castelao.
Dos meses después del Mundial, en septiembre de 2014 con Neymar ya recuperado, Brasil jugó un partido amistoso con Colombia en Miami.
Dunga era el entrenador y Neymar el capitán (Thiago Silva lo fue durante el Mundial). Y el saludo entre el garoto y Zúñiga fue un abrazo que pasaba definitivamente la página de aquel incidente, que le costó al colombiano amenazas e insultos racistas en las redes sociales.

No hay comentarios

Deja un comentario