Misa 2.0: un sacerdote sanjuanino cambió la biblia por una tablet

0
210

Como en toda ceremonia religiosa, la celebración de la misa católica tiene una liturgia que se mantiene prácticamente invariable a través del tiempo. Sin embargo, la aparición de las nuevas tecnologías impulsó a un cura de la provincia de San Juan a tomarse cierta licencia para sustituir una biblia por una tablet, lo cual, si bien sorprende, no ha sido mal visto por los fieles.

Román Becerra es sacerdote en la parroquia La Merced de San Juan, da misa leyendo el misal desde la pantalla del aparato electrónico. Lo sostiene en su mano lo más cerca posible, no por adicto a las nuevas tecnologías, sino como una solución a sus problemas de visión.
El párroco de La Merced, es a su vez Vicario General del Arzobispado, padece de maculopatía, una enfermedad que ya le quitó la vista de uno de sus ojos y le redujo al 70% la visión del otro. Si bien es el único cura San Juan en usar una tablet con las lecturas del misal, el libro litúrgico que contiene toda la estructura de la misa, que impreso tiene una letra pequeña. A nivel mundial ya otros sacerdotes apelan a esta tecnología. “Sólo puedo leer el misal a 10 centímetros de mi cara y sostenerlo con una mano durante la misa es muy difícil. Por eso empecé a estudiar la posibilidad de usar una notebook, pero tipear el misal es extremadamente trabajoso y extenso”. “Un día me regalaron la tablet y coincidentemente apareció un sitio web católico, con todos los textos disponibles para descargar”, declaró en el Diario de Cuyo.
“Paso todas las lecturas a texto utilizando al programa Word y las grabo con caracteres de tamaño 20. A esa letra ya puedo leerla con más facilidad, así que sólo tengo que ir desplazando la lectura tocando la pantalla con el dedo”. Agregó que no tuvo problemas ni restricciones de autorización por parte del Arzobispado, a la vez que tampoco recibió cuestionamiento de los fieles.”En mi parroquia saben de mi problema de salud y lo tomaron muy bien; mientras que si alguien me ve por primera vez suele sorprenderse, pero nada más”, finalizó.
Existe un documento donde la Iglesia Católica establece qué debe hacerse y qué no a la hora de celebrar una Eucaristía. Se trata del Redemptionis Sacramentum, un escrito que señala, cómo debe ser el pan, cómo debe ser el vino o que alienta la presencia de niños o monaguillos junto al altar, entre otras características. En cuanto a las lecturas bíblicas remarca que deben seguir las normas litúrgicas. Es decir, se hace mención de los textos, pero nada se dice acerca de los formatos que los contienen.

No hay comentarios

Deja un comentario