.El amor que le juró terminó a golpes

0
134

La escena del crimen era aterradora. Había ropa interior tirada al rededor del cuarto y sangre en las paredes, suelo y cobijas.
En medio de la cama estaba boca abajo el cuerpo sin vida de Tatiana Andrea Grueso, de 22 años, que a simples rasgos se notaba había sido víctima de un despiadado ataque, pues su rostro y cuerpo estaban maltratados.
Tal fue la brutalidad del agresor que la cara de la joven estaba casi irreconocible para sus familiares. Este feminicidio, que ocurrió en el interior de una vivienda del barrio Guacamayas (San Cristóbal), sucedió entre la noche del viernes y la mañana del sábado, de acuerdo con el dictamen de Medicina Legal.
No obstante, solo hasta el lunes festivo este despiadado hecho quedó en evidencia. Ese día los seres queridos de Tatiana Andrea forzaron las cerraduras de su cuarto, tras sospechar que algo malo
le había ocurrido.
“La dueña de la casa nos llamó para manifestarnos que Tatiana había tenido un problema con el novio y ella quería saber ¿qué había pasado? La señora nos contó que también intentaron avisarle y que ella no contestó. Entonces me llamaron a mí y cuando yo entré vi todo revolcado y lleno de sangre, el tipo se ensañó con ella. ¡La cogió a golpes!”, le contó a Q’HUBO Jhon Rozo, tío de la víctima.
EL CRIMEN: Hace seis meses, aproximadamente, Tatiana Andrea inició una relación sentimental con D. Murillo. Sus familiares y amigos nunca estuvieron de acuerdo con este noviazgo, pues según afirmaron él siempre se comportó como un hombre celoso y posesivo. Sin embargo, nadie imaginó que estas conductas fueran a causar semejante desgracia.
“Cuando iba rumbo a Medellín para un evento de motociclistas llamado Dos Ruedas, me llamaron y me dijeron: ¡’Pulgarcito’, devuélvase que le asesinaron a su hija! El tipo con el que vivía la mató, le coaccionó heridas en toda la cara, quedó deformé y la desnucó.
Entonces, me devolví y llegué al barrio Guacamayas, pero ya habían hecho el levantamiento del cuerpo. Inmediatamente, me puse a investigar con mis familiares y me di cuenta que el tipo (D.Murillo) la mató”, expresó afligido Gustavo Grueso, quien es padre de la víctima y presidente de un reconocido club de motociclistas.
Para colmo demales, los familiares de Tatiana Andrea creen que el presunto homicida cometió el hecho en presencia de su hijo, quien tiene seis años. “Tengo entendido que el tipo le decía a mi nieto: ‘No despierte a su mamá, déjela ahí que ella está enferma”, añadió el papá de Tatiana Andrea, una joven que se ganaba la vida como comerciante en diferentes ferias y fiestas del país.
Según cuentan, D. Murillo envió al pequeño a la casa de sus familiares el día sábado. Cuando se llegó el domingo, los habitantes de Guacamayas lo vieron salir muy temprano del lugar de los hechos y nunca más regresó.
Entre tanto, ‘Pulgarcito’, el 4 Bogotá, Jueves 21 de mayo de 2015 Q’hubo Tema del día padre de Tatiana Andrea, le pidió ayuda a los diferentes moteros del país para buscar al presunto responsable de la muerte de su hija. Asegura que por la presión D.Murrillo se entregó a la justicia, pero horas después quedó en libertad porque no lo cogieron en flagrancia. Los seres queridos de Tatiana Andrea solo piden que este despiadado feminicidio, que ha generado tanta indignación entre la comunidad,no quede impune.

No hay comentarios

Deja un comentario