(36 Etnias de Bolivia) Etnia Los Sirionó

0
568

Datos Generales

Población Total:
308  habitantes
Ecoregión:
Amazónica
Departamento:
Beni
Provincia:
Cercado,
Iténez.
Municipio:
San Javier
Comunidad:
Iviató,
Salvatierra.
Familia Lingüística:
Tupi guaraní
Actividad Principal:
Caza, Pesca,
recolección de miel.
Productos:
Animales de
monte y miel.
Vías De Acceso:
Terrestre: En la carretera
Trinidad-Santa Cruz, a la altura del Kilómetro 70 (Casarabe), se abre un
camino hacia el Ibiato, con una distancia de 14 km.

Historia

Síntesis
Histórica: Sobre el origen de los Sirionó, hay distintas versiones entre
investigadores, por la insuficiente información histórica.
Una
dice que los Guaraní que venían del Paraguay, se establecieron en dos áreas: un
grupo se movió hacia las estribaciones orientales de los Andes y fue conocido
como Chiriguano Ava; el otro grupo se desplazo hacia el nordeste y se le
conoció como Chiriguano Izoceño; se especula que un tercer grupo de esta
avanzada, los Mbya, se hayan dirigido hacia las selvas del norte (Sirionó) y a
las del oeste (Yuki). Otra versión, propone que los Guarayo, los Sirionó, los
Yuki y los Guarasug’we, llegaron desde el actual Brasil, de las costas del
Atlántico y el Matto Grosso por el este de Santa Cruz. Otra versión habla, de
un poblamiento más reciente, a raíz de la entrada del conquistador Ñuflo
Chávez, que regresando del Paraguay en 1564, trajo consigo 3.000 Itatines, quienes
habrían huido hacia las regiones de los actuales Guarayo y Sirionó de
Salvatierra, de quienes serían antepasados.
La
antropóloga Stearman, sugiere que el proceso de deculturación de los Sirionó
puede tener uno de sus orígenes en la derrota Chiriguana de Kuruyuqui. Quienes
quedaron en los bosques de Moxos llevaban encima una dura derrota; por ello los
Sirionó habrían incrementado su nomadismo y su resistencia a mantener contactos
con gente extraña.
De
ahí que sea probable, que este proceso produjera una drástica reducción de los
contenidos de su cultura. A este proceso de deculturación prehispánica se
añadieron los posteriores. Los epítetos de “chori bárbaro” o “salvajes” (que
expresan, las condiciones de menosprecio, abuso y explotación en que los carayanas
o blancos-mestizos tenían a los Sirionó), caracterizaban la situación de este
pueblo en las primeras décadas del presente siglo.
A
principios del siglo XX, se desplazaron hacia el norte, al Beni, en especial
sobre los ríos Mamoré y San Pablo, llegando a ocupar hacia 1920, tierras más
altas como las del Ibiato (que justamente significa “loma”). En los años 40 el
antropólogo Allan Holmerg convivió con los Sirionó; los resultados de sus
estudios se convirtieron en una obra de primer orden en la ciencia
antropológica, considerándose ahora un clásico de la literatura especializada.
En ella Holberg, plantea que los Sirionó, al mismo tiempo que pertenecían a una
condición de vida arcaica, se presentaban como una sociedad absolutamente sui
generis, cuya formación social simple de banda nómada de cazadores y
recolectores, contenía una compleja malla de conocimientos de la naturaleza,
extrañamente imbricados con el mundo animista y sobrenatural.

Organización Social

La
organización social de los Sirionó se basa en la familia nuclear, que funciona
operativamente (es decir, para el desplazamiento de cacería) aunque tiene
vigencia la familia extensa, con la particularidad de que subsiste como
tendencia la poligamia, sino abierta (por la influencia evangelista), si en el
compartir mujeres con bastante liberalidad, según los mismos Sirionó. La
filiación y descendencia es matrilineal.
El
matrimonio es entre primos preferencialmente. La primera residencia es en la
casa de la madre de la mujer; luego el hombre hace su casa cerca de la madre de
ésta.
Las
relaciones con la mujer son de igualdad completa, ya que la diferenciación de
roles de sexo, no implica un sistema jerárquico: la mujer Sirionó también
participa en la toma de decisiones importantes, que atañen a su familia o a la
comunidad.
Aspectos Culturales
Religión
y Mitología: Los Sirionó, se auto proclaman todos “evangelistas” y mantienen en
la memoria colectiva la figura fundacional del pastor Anderson de los años 30 y
sucesivos. Anteponen esta figura como el símbolo más convincente que la acción
evangelizadora del Instituto Lingüístico de Verano. Por ello no es difícil
comprender por qué se ha borrado casi todo vestigio manifiesto de la antigua
religión y sistema de creencias ancestrales.
Pero
en forma interior, en los sentimientos e ideas culturales, subsiste la
creencias en la existencia de guardianes de la naturaleza, en sus diferentes
ámbitos (tierra, agua, aire, fauna, flora), aunque sin estructurarse en un
panteón cosmogónico explícito; practican el culto al animal cazado y tienen
sincretismo cristiano-indígena, fuertemente teñido de interpretaciones y
referencias de su antigua mitología ahora sustituida ideológicamente.

Tierra Y Territorio

Situación
de Acceso y Tenencia de Tierra: El acceso y la tenencia de tierra, se ve
afectado por la usurpación de terratenientes y ganaderos.
En el
año 1990, el gobierno dictó el Decreto Supremo 22609, por el que reconocía el
área de ocupación tradicional de los Sirionó, comprendida dentro de los 36
mojones originarios, con una extensión de 24.135 has. en la zona del Ibiato.
Poseen 30.000 has en el Monte San Pablo. Más adelante el gobierno emitió el
Decreto Supremo 23216 por el cual se otorgó otro territorio a los Sirionó, de
5.500 has. con propiedades ganaderas que pertenecieron a la Universidad Técnica
del Beni. En mayo de 1997, el Estado entregó a los Sirionó como Tierras de
Origen la consolidación de las otorgadas anteriores, con 62.903.406 has.
Estado
Territorio Indígena: Los Sirionó, poseen 62.903.436 has. de Tierras
Comunitarias de Origen consolidadas.
Infraestructura
Cuentan
con una posta.
Economía y Actividades Productivas
Hábitat:
Habitan en Tujuré, a 5 Km. de Alto Ivon, en el municipio de Riberalta, su medio
ambiente es de bosque espeso de galería y amplias porciones de sabana, con una
altura promedio de 200 metros sobre el nivel del mar. El territorio Sirionó del
Ibiato está bordeando el río Cocharcas, afluente del San Pablo, que a su vez es
tributario del Mamoré. Una vasta red de arroyos y cañadas cruzan el territorio,
siendo los más importantes el Kiriasé y el Iriachití. Los suelos son inundables
y pantanosos, con espacios no inundables que se aprovechan para la agricultura.
La temperatura promedio es de 27 grados centígrados la mayor parte del año, ya
que en la región amazónica el clima se divide en épocas de lluvias y época
seca; meses de mayo a julio. La precipitación anual promedio es de 1.580 mm.
Explotación
Ajena: Estancias Ganaderas, Agricultura de colonización y explotación forestal.
Problemas
ambientales: La tala árboles, las tierras cercanas al Ibiato, utilizadas
últimamente para la agricultura por los colonos y la siembra de pastos exóticos
por los ganaderos, genera cambios radicales en el uso de la tierra.
Idioma
El
idioma de los Sirionó, forma parte de la familia lingüística Tupiguaraní,
Lengua en la que los tiempos y modos de los verbos, quedan indicados mediante
sufijos, lo que se aplica también a los nombres al igual que a los adjetivos;
no existe los artículos; las oraciones están compuestas por: nombre, verbo,
prefijos (pronombres) y sufijos; los adjetivos no contienen ni género ni
número, los mismos se los utiliza pospuestos a los sustantivos, Tiene formas
exclusivas e inclusivas; para la declinación utilizan sufijos.
Hombre            kímba
Mujer    kunja
Cabeza áki
Brazo   djiwa
Pelo     á
Mano    ó
Ojos     tésa
Fuego   táta
Agua    i
Tierra    iwi
Cielo    aras
Sol       ténda
Luna     diási.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí