Vida y Salud: 15 reglas básicas para cuidar el estado físico

0
128

No es tan complicado: respetando algunos principios elementales lograremos potenciar rápidamente en nuestra calidad de vida y mejorar nuestro estado físico y nuestro aspecto.
1) Hacete los chequeos médicos periódicos correspondientes a tu edad. Una visita anual al clínico no le hará perder demasiado tiempo y podría hacerle ganar varios años de vida al detectar cualquier tipo de problema en su primera etapa de desarrollo.
2) La comida no es sólo un placer. Tampoco es una necesidad para no morirse de hambre. Es uno de los elementos básicos que hacen a nuestra salud de manera integral. Una buena nutrición hará más por nuestro cuerpo que miles de pastillas y tratamientos. Consultá a un nutricionista para que te arme una dieta sana a tu medida.
3) El ejercicio físico es clave. Al menos tres veces por semana durante 30 minutos, fortalecerá nuestros músculos, disminuirá el sobrepeso, reducirá el peligro de sufrir varias enfermedades fatales, mejorará nuestro sueño y despejará de tensiones nuestra mente. Cuidá tus posturas al trabajar, al sentarte a la mesa, a la hora de dormir. Evitarás dolores y enfermedades crónicas.
4) Dejá de fumar. No hay razón alguna, salvo la propia adicción a la nicotina, que justifique aspirar humo. Trae cáncer, ensucia los dientes, desmejora la piel, tiene olor a sucio. Ventajas: cero.
5) Dormí bien. Dormir debe ser una de las prioridades de la vida. Esas 7 u 8 horas de sueño diarias le permitirán a nuestro cuerpo vivir más y mejor. Obviamente, no hay que ahorrar al comprar un colchón. Pasaremos sobre él un tercio de nuestra vida. No puede ser más o menos. Elegí el mejor.
6) Cuidá tus dientes. Andá una vez por semestre al odontólogo. Lavalos bien al menos dos veces por día. Incorporá la limpieza con palillos o hilo dental. Tener dientes sanos no sólo te ahorrará mucha plata en prótesis o coronas, sino que te evitará enfermedades bucales y gastrointestinales. Además, es más estético.
7)  Desperezate.  Al levantarte, tomate dos minutos y estirate. Elonga los hombros, los brazos, rotá el torso, mové tu columna: mejorará tu circulación, despejará tu mente, y te levantarás de buen humor.
8)  Cambiá hoy mismo 5 hábitos sencillos. Reemplazá la sartén por el horno, el pan blanco por el negro, lo entero por lo descremado, dejá descansar el salero y esquivá el azúcar.
9) Cuidado con el sol. Es necesario hacer vida al aire libre y también tomar una dosis moderada de sol, porque se incorpora vitamina D, pero el exceso hace mal. Siempre usá protector. Además, estar demasiado bronceada pasó de moda.
10) Eliminá el sobrepeso. No se trata de algo estético (aunque vernos bien o mal también influye en nosotros). Es simplemente una cuestión elemental de salud. Cualquier máquina que esté sobreexigida funcionará menos tiempo y el cuerpo humano no es la excepción. El sobrepeso afecta al corazón, los músculos, las articulaciones e invita a enfermedades como la diabetes y los accidentes vasculares.
11) Caminá. Es la más sencilla manera de hacer ejercicio. Bajate del colectivo o del subte un par de paradas antes. No uses medios de transporte por menos de 15 cuadras. Eso sí: usá un calzado adecuado y cómodo.
12) El alcohol es divertido, pero no es chiste. Hay que tomar con moderación. Evitarás papelones y, también, problemas de hígado. No mezcles (cerveza y vino, por ejemplo). Bebé de a sorbitos, no grandes tragos. Y jamás tomes si vas a manejar. 
13) Tomá agua. A la mañana, a la tarde, a la noche. Buena parte de nuestro cuerpo es agua y hay que reponerla. Eliminarás toxinas que es mejor tener fuera del sistema que adentro.
14) Experimentá hasta encontrar una actividad física o deportiva que te guste. Puede no ser la misma que prefieren tu pareja o tus amigos. Pero la única manera de no abandonarla es que te guste a vos. Hay literalmente decenas de variantes, del golf al tenis, de la clase de aerobics al maratón, de la bici a Pilates. Alguna tiene que gustarte.
15) Empezá hoy mismo. Con uno, tres, cinco o quince de estos consejos. ¿Para qué perder tiempo? No hay excusa. Hacete el espacio. Si cuidás tu trabajo, si cuidás a tu familia,  ¿va a prestarle menos atención a tu propio cuerpo?

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

No hay comentarios

Deja un comentario