Semana Santa en Bolivia, costumbres y tradiciones

0
318

La Semana Santa en Bolivia, además de los rituales religiosos correspondientes, también conlleva entre sus costumbres y tradiciones el ayuno de todos los Viernes de Cuaresma y Sábado Santo, consistente en la privación de comer carne; la visita a doce templos (el Jueves Santo hasta parte del Viernes Santo) y la degustación de doce platos de la tradicional cocina boliviana, que no contengan carnes rojas.
A la hora de poner en práctica las tradiciones y las costumbres, prima en las familias bolivianas la herencia religiosa y el lugar de procedencia de las éstas. La crisis económica, argumenta la mayoría, es la responsable de la incapacidad de poder preparar los doce platos acostumbrados en antaño.
Según algunas personas consultadas, los doce platos de antes eran: el ají de bacalao, ají de papalisa, ají de arvejas, ch’uma de lacayote (guiso de esa calabaza, con papas y queso), el caldillo de huevo, la carbonada o locro de zapallo, el queso humacha, el chupín de camarones, la papa a la huancaína, pesq’e de quinua, el guiso de cochayuyo (algas de lago) y el arroz con leche, espolvoreado con canela.
María Antonieta Troche, vecina de la zona de Bella Vista, comentó que en su familia la Semana Santa se inicia el primer día de la Cuaresma (que comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la misa de la Cena del Señor, el Jueves Santo). “Iniciamos el viernes después del Miércoles de Ceniza con la asistencia a las iglesias, a modo de prepararnos para la fiesta grande del día de la resurrección”.
En la Semana Santa en Bolivia, los platos típicos son variados y dependen de las regiones. Por ejemplo, en Cochabamba se conoce a la sopa de camaroncillo como p’eko. También se prepara la chank’a de papa: papa aplastada con verduras, huevo y queso. Otros platos son la ensalada de lacayote, de vainitas, de achojcha y la sopa de pan, la tradición varía en gustos y sabores.

No hay comentarios

Deja un comentario