Rebelion Indigena

0
310

Los principios de tierra y libertad eran ya moneda corriente en el movimiento indígena que había luchado desde fines del siglo pasado frente al despojo institucionalizado. Más aún después del primer congreso indigenal de 1945. Después de la guerra del Chaco, las huelgas de brazos caídos en las haciendas eran frecuentes. Producto de una de esas huelgas fue una acción punitiva en una hacienda del lago Titicaca que derivó en un levantamiento en varios departamentos del país (Chuquisaca, Potosí, Oruro, Cochabamba y La Paz). Los sublevados tomaron haciendas de manera violenta y en algún caso mataron a los patrones. El movimiento duró unas semanas y el gobierno empleó efectivos militares, creó una policía rural e incluso usó la aviación para sofocar las acciones indígenas. En una decisión sin precedentes apresó a centenares de cabecillas y los envió a regiones tropicales inhóspitas con el marbete de colonizadores. No se puede evaluar el número de víctimas y la magnitud exacta de los enfrentamientos, pero es evidente que se trató de alzamientos masivos en muchos punto; de la geografía boliviana y que la acción represiva fue dura. El ciclo de incesantes levantamientos indígenas a lo largo del siglo XX, muestra la conciencia colectiva de quechuas y aimaras sobre la explotación a la que eran sometidos en el altiplano y los valles.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here