Miss Universo: Las críticas y escándalos que han debilitado el formato

0
170

Con 63 años de trayectoria, el Miss Universo coronó a una nueva reina. Este domingo, la colombiana Paulina Vega se alzó como la nueva ganadora, venciendo a 87 competidoras.
Pero como cada año, las críticas superaron a los comentarios favorables sobre un concurso con seis décadas de historia y que, para algunos, quedó en el pasado.
El concurso, propiedad del empresario Donald Trump, ha sufrido sostenidas críticas feministas, las que se potencian con cuestionados episodios que van desde subidas de peso a participantes transgénero. 
Las preguntas
Este año, además de los poco representativos trajes típicos (ver foto), se volvió a cuestionar la ronda preguntas, con dos para cada concursante (una del jurado y otra del público). La misma Miss Colombia fue criticada por su respuesta. Sobre lo que las féminas deberían aprender de los hombres, la candidata señaló: “Es una pregunta muy difícil. Pienso que todavía existen hombres que creen en la igualdad, y eso es lo que las mujeres deberían aprender de los hombres”.
La respuesta de Miss Estados Unidos
Mientras, Miss Estados Unidos, consultada por su mensaje hacia los terroristas, la candidata respondió: “Como miss EE.UU. siempre puedo dar un mensaje de esperanza, amor, paz, y haría lo mejor para poder dar ese mensaje a ellos y a todos en el mundo”, palabras que rápidamente suscitaron burlas por el caricaturizado mensaje de la “paz mundial”.
Las polémicas
En su reciente edición, lo más comentado paralelo al concurso fue la selfie donde aparecían las candidatas de Israel y Líbano, lo que casi lleva a esta última, Saly Greige, a ser destituida de su corona, consignó diario El País.
En los primeros años las polémicas eran otras. En 1957, por ejemplo, Estados Unidos fue descalificado cuando se supo que su representante, Leona Gage, estaba casada.
La máquina de comer
Años más tarde, las circunstancias que hicieron peligar una destitución cambiaron. En 1995, por ejemplo, la venezolana Alicia Machado fue cuestionada por su alza de peso, siendo llamada incluso “máquina de comer” por Donald Trump. En 2008, otra venezolana, Dayana Mendoza, estuvo a punto de perder el título por posar desnuda para una revista.
Las destituidas
Entre las destituidas, destaca la famosa rusa Oxana Fedorova (2002), a quien se le quitó la corona a cuatro meses de la elección. Según declaró a revista Hola, fue ella quien no quiso firmar el contrato para volver a la Universidad. “Qué le vamos a decir a la prensa: que porque eres una chica inteligente y guapa te dejamos regresar a tu casa a terminar tus estudios? No creemos que esto dé una impresión positiva”, contó la miss sobre la respuesta de la organización. 
Un año controvertido
El 2012, no obstante, fue uno de los años más controvertidos. La transgénero Jenna Talackova, postulante al Miss Universo Canadá, fue sacada de la competencia local por no ser mujer. Su caso, no obstante, acaparó portadas y llegó a los oídos de la organización internacional, quienes debieron pronunciarse al respecto. Tras una masiva campaña comunicacional, Talackova fue la primera transgénero en ser aceptada para concursar, y aunque solo quedó entre las 12 finalistas canadienses, ganó la lucha por la diversidad en el tradicional concurso.
Las obligaciones de una Miss
Durante su reinado, la ganadora llevará sobre su cabeza una corona de oro y platino, con 1.371 gemas incrustadas y avaluada en US$ 120 mil.
Junto a eso, la miss recorrerá el mundo participando de actos benéficos, punto que forma parte del contrato que firma con Miss Universe Organization. Su residencia, además, deberá estar en Nueva York.
Donald Trump, dueño de Miss Universo, proporciona el uso de un departamento en su Trump Tower de Nueva York por un año.
Adicionalmete, indicó el medio mexicano Debate, la triunfadora recibirá un premio de US$ 250 mil.
Las reglas indican que si la miss no puede cumplir con sus obligaciones, deberá ceder su lugar a la siguiente finalista.

No hay comentarios

Deja un comentario