Hablemos de la Virginidad en la Adolescencia

0
249

La adolescencia es una etapa emocionante de la vida porque se produce el despertar sexual. A las chicas les gustan los chicos y a los chicos, las chicas. Así que es una época llena de cambios, expectativas, curiosidad, miedos, y sobretodo, muchas preguntas. La virginidad es uno de los temas primordiales pero existen varias definiciones y perspectivas. En resumidas cuentas ¿qué es la virginidad?
Seguramente en la escuela el tema predilecto últimamente es quién es virgen y quién no. En general, perder la virginidad, significa tener sexo por primera vez. Esto, por supuesto, implica un gran cambio para todos los seres humanos: un “antes” y un “después”. Sin embargo, a pesar de que se habla tanto de la virginidad,  es difícil definirla ya que el significado depende de la persona, de si eres hombre o mujer, de tus creencias, de tus valores y de cómo te educaron tus padres.
Como es un tema candente y muy presente en la televisión, las películas y el Internet, probablemente y aunque no estés listo(a) para tener sexo con alguien, quizá te sientas presionado por tus amigos(as) y/o compañeros(as) de clase. Pero antes de dar el paso, debes, antes que nada, saber que para tener relaciones sexuales no sólo tu cuerpo debe estar listo, sino tu mente y tu corazón.
El tener sexo tiene también consecuencias emocionales. Y como las emociones de cada ser humano son distintas, es difícil que la experiencia de tus amigos o tus amigas te sirva de ejemplo. El perder la virginidad es una cuestión muy personal.
En general, puede decirse que el ser virgen significa no haber tenido relaciones sexuales. Sin embargo, la definición de relaciones sexuales es muy amplia. Existen, por supuesto, las relaciones sexuales con penetración (cuando el pene entra en la vagina), el sexo oral, o la masturbación mutua (en la cual puede haber penetración con el dedo o los dedos pero no con el pene). Muchos adolescentes creen que si se besan estando desnudos con alguien, ya no son vírgenes. ¿Cuál es tu definición? Debes tenerla clara.
Por ejemplo, la creencia de que la virginidad es tener un himen intacto, ya no tiene sentido. El himen es un tejido muy delgadito, como una tela que se localiza casi a la entrada de la vagina, pero no todas las mujeres nacen con él. Entonces, ¿eso quiere decir que no nacen vírgenes? Algunas mujeres sangran cuando pierden la virginidad cuando se rompe el himen, otras no. Pero si una mujer no tiene himen, y es su primera vez teniendo sexo,  o aunque lo tenga, no sangra, entonces ¿debe ser señalada como mentirosa? ¡Claro que no! Es hora de desechar esta creencia.
Otro aspecto que influye directamente en la idea que puedas tener de virginidad, es la religión. Muchas religiones cristianas promueven que las mujeres se “abstengan” de tener sexo antes del matrimonio. La religión islámica proclama lo mismo. Ahí pueden aparecer palabras que no sabes lo que significan:
  • Abstinencia significa renunciar voluntariamente a hacer algo, en este caso, a tener sexo.
  • Ser célibe significa practicar la abstinencia sexual, es decir, no tener relaciones sexuales.
  • Castidad, significa lo mismo que ser virgen, es decir, no haber tenido ningún tipo de contacto sexual.
Si te interesa saber cómo esto es visto por tu religión, habla con tus padres o con un consejero religioso. Recuerda que estas son creencias, las cuales son también individuales y no deben ser impuestas a nadie ni por nadie. Es necesario respetar las creencias y los valores que cada persona tiene al respecto.
Pero más allá de la religión, es necesario aclarar que el sexo es una parte muy importante en la vida de cualquier ser humano. Si estás pensando en perder tu virginidad por que estás en una relación sentimental con alguien que te gusta mucho y a quien quieres, considera también estos dos aspectos que afectan tu salud:
Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS): son enfermedades infecciosas que se transmiten a través del contacto sexual con otra persona. Desafortunadamente las ETS se han vuelto recurrentes en muchos adolescentes que tienen sexo sin protección. Es muy importante que practiques sexo seguro con condón cada vez que vayas a tener penetración y en lo posible que uses barreras de protección oral para el sexo oral. Algunas de las infecciones más comunes son herpes, gonorrea, clamidia, y por supuesto, VIH, o el Virus de Inmunodeficiencia Humana, que no se puede curar.  Mientras más compañeros sexuales tienes, más riesgo tienes de contraer una ETS. Pero el contagio puede suceder de estar expuesto una sola vez.
Embarazos no deseados: El resultado del sexo sin usar métodos anticonceptivos como el condón, la píldora o espermicidas, entre otros, es por supuesto, un bebé.  Si no quieres correr el riesgo de ser madre o padre a temprana edad, debes cuidarte. El traer un ser humano al mundo no es un juego de niños.
Antes de perder la virginidad debes tener claro lo que piensas de ella, tus expectativas y por supuesto, cuáles son los riesgos. Además, debes tener claro que tiene consecuencias emocionales. Si tienes dudas, habla con tus padres o con alguien de mucha confianza sobre el tema. ¡Que no te de vergüenza! No sólo es mejor saber. Es importantísimo que estés preparado(a).

No hay comentarios

Deja un comentario