Cuatro ingenieros parten a Japón en busca del doctorado: reseña de los becarios bolivianos en el Imperio del Sol Naciente

0
154
La Paz, 4 oct (ABI).- Japón ha becado a 4 bisoños ingenieros bolivianos para que sigan, desde 2014/2015, estudios post graduales, tanto a nivel de maestría como doctorado, en las más reputadas universidades de esa potencia asiática y en el marco de la tradición de la cooperación bilateral que ha especializado a profesionales de este país andino amazónico desde 1981. 
Egresado de la facultad de Ingeniería de la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA), AdalidHuanca Kellca realizará estudios de alta especialización en la Universidad de Yamagata, ubicada en la prefectura de nombre homónimo en la región de Tohoku. 
A la misma universidad estatal japonesaemplazada en la isla de Honshu, que también contiene a la gigante ciudad de Tokio, asistirá el ingeniero paceño Iver Fernando Valeriano, formado en la UMSA. 
Yamagata, que ha suscripto convenio con la UMSA y que, con fondos del Estado japonés correrá con todos los gastos de los becarios bolivianos, acogerá también a Edwin AnahuayaCapcha y a su colega y coterráneo José Luis Zapata Laura. 
La misión de becarios bolivianos implica también a José María Mendoza Manjón, profesor de matemática y tecnología e ingeniero de sistemas egresado de la Universidad San Francisco de Xavier. 
Mendoza Manjón plantará codos en la Universidad de Nagoya, donde aprehenderá a hablar y escribir el idioma japonés y luego se especializará en Educación en la Universidad de Aichi. 
El neurólogo Raúl Armando Beltrán se convirtió en el precursor de los becarios bolivianos cuando, en 1981, se doctoró en neurología en la Universidad de Shinsyu, en la prefectura de Nagano. 
Ocho años más tarde, el ingeniero UMSA, Osvaldo Arce Burgoa, se doctoró en geología en la Universidad de Tohoku. 
Al año siguiente, en 1989, Rolando Daniel Ticona Peralta, proveniente de la UMSA, alcanzó también el doctorado en física, título respaldado por la universidad de Saitama. 
Sin solución de continuidad, desde 1994, profesionales pregraduales bolivianos han cursado estudios postgraduales en Japón, en base de becas completas. 
Marco Antonio Saravia Arzabe, que venía de la Universidad de Texas, se especializó, a nivel de maestría en agronomía en la Universidad de Kagoshima, honor que también optó Samuel Boyán Téllez en economía, pero en la Universidad de Oita. 
En 1994, Javier Sergio Wilde Jordán se doctoró en odontología en la Universidad de Tokushima. Más tarde, en 1997, Jorge Nicolás Pereira Sinovcic alcanzó título igual en la Universidad de Okayama, lo mismo que Zulema Rosalia Arias Martínez en la misma facultad, pero en 2003. 
Licenciado de la carrera de Ingeniería, de la UMSA, Freddy Ángel Soria Céspedes realizó estudios en los niveles de maestría y doctorado en la Universidad de Tohoku en 2005 y, un años más tarde, Franklin Fernando Alcalá Pommierse recibió de maestro de ingeniería comercial en la Universidad de Kobe. 
En 2008, Omar Roberto Salinas Villafañe, ingeniero ambiental titulado en la UMSA terminó estudios a nivel de maestría y doctorado en la Universidad de Hokkaido. 
Cuando conoció la tierra de sus antecesores japoneses, apenas descendió del avión que lo llevó hasta el inmenso terminal aéreo de Narita, el abogado boliviano especializado (maestría) en abogacía en la universidad de Chuo, Santiago AtsuroNishizawa, admitió, en tono de raga, en un ágape reciente ofrecido por el embajador de Japón en Bolivia, HidehiroTsubaki, a los becarios bolivianos nuevos y antiguos, que “nunca había visto tantos japoneses juntos”. 
La UMSA y la facultad de Tecnología y la Universidad Estatal de Yamagata (Japón) han suscripto un convenio interinstitucional por vía del que han convocado a interesados en becas para la maestría en administración de tecnología relacionada a la producción e industrialización de Litio. 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here