¿Agua del grifo (de la llave) o embotellada?

0
210
Cuando nos hacen esa pregunta en un restaurante, es difícil saber si alguna de las dos es realmente más segura o si todo es un engaño de la publicidad. En Vida y Salud te contamos algunos detalles que te permitirán decidir más fácilmente entre el agua del grifo (de la llave) o el agua embotellada.
¡El agua de grifo es segura!
En Estados Unidos el agua del grifo (de la llave) que proviene de acueductos públicos es una de las aguas más seguras.
¿Por qué? Todos los acueductos públicos del país están controlados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA por sus siglas en inglés) para asegurar que cumplan con los estándares de calidad. La EPA exige que cada año envíen informes de calidad del agua a los consumidores, en los cuales se explica de dónde proviene el agua, la calidad que tiene y la cantidad de contaminantes que tiene. Así todos podemos estar seguros de ella.
Sin embargo, en algunos países de Latinoamérica definitivamente se recomienda beber agua embotellada o hervida ya que con frecuencia el agua del grifo se encuentra contaminada.
Todo depende de la tubería
El acueducto público puede garantizar que el agua que llega hasta tu casa es segura. Sin embargo, todavía puede contaminarse peligrosamente cuando pasa a través de tuberías muy viejas en tu casa o en tu edificio. El plomo es el principal enemigo en esos casos.
Esto también puede suceder cuando el agua que llega a tu casa proviene de sistemas, tanques o pozos privados, pues la EPA no puede controlar la calidad del agua y la higiene de esos sistemas.
Estas dos situaciones no son muy comunes, pero si tienes dudas, averigua de dónde proviene el agua que llega a tu casa, pide que le hagan un análisis profesional, o hazlo tú mismo usando un equipo casero.
El agua embotellada no siempre es mejor
Aunque está controlada por la FDA (Administración de Drogas y Alimentos), ésta sólo garantiza que el agua se embotella de acuerdo con los estándares de calidad, pero no exige que las compañías le informen cada año sobre la calidad del agua.
Además, hay diferentes tipos de agua embotellada. Algunas provienen directamente de manantiales naturales, pero otras simplemente provienen de tu mismo acueducto, sólo que la empresa embotelladora las “purifica” o “destila”. Para tomar agua realmente natural, compra sólo las botellas que digan “agua de manantial”.
Por último, el agua embotellada es una opción más cara y menos ecológica. Por cada botella que compras, estás pagando no sólo el agua, sino la planta, el plástico y los largos recorridos que hacen para llegar a tu supermercado. Además, casi siempre se convierte en una botella más en los basureros, pues pocas personas las reciclan.
¿Cuestión de sabor?
Muchos se deciden por el agua embotellada simplemente porque les sabe diferente al agua del grifo. Esto se debe a que gran parte del agua embotellada ha sido enriquecida con minerales como sodio o calcio. Y el agua de grifo, en cambio, contiene más fluoruro y a muchas personas no les agrada ese sabor.
¿Será sólo cuestión de sabor? Esta es una decisión personal respetable. Pero ten en cuenta que mientras el sodio de las aguas embotelladas no es bueno cuando tienes hipertensión, el flúor en el agua de grifo sí es bueno para prevenir las caries.
¿Agua totalmente pura? ¡Difícil!
Del grifo o de la botella, el agua siempre tendrá cierto nivel de contaminantes: bacterias provenientes de las heces fecales de animales y humanos, algunos químicos liberados por las industrias, nitrato de los fertilizantes usados en los cultivos, minerales como mercurio o plomo. Estos contaminantes algunas veces entran de forma inevitable porque se encuentran en la tierra o porque son deshechos creados por el hombre.
Pero estos contaminantes no son necesariamente peligrosos para la salud, cuando se encuentran en cantidades pequeñas. LA EPA, por ejemplo, se encarga de controlar que el agua de los acueductos tenga unos niveles mínimos de contaminantes que no afecten la salud de la mayoría de las personas que la toman o que la usan para cocinar.
¿Quiénes deben cuidarse?
Algunas personas sí pueden ver afectada su salud al tomar o cocinar con agua que contiene alguna cantidad de contaminantes, como los enfermos de HIV/SIDA, los pacientes que reciben quimioterapia o quienes se hicieron un trasplante de órgano recientemente.
Algunas veces el agua con contaminantes puede afectar a las mujeres embarazadas y a los niños pequeños. Si ese es tu caso, pregúntale a tu obstetra o al pediatra de tus hijos.
Si quieres asegurarte de qué tan segura es el agua de tu localidad, puedes pedir el informe a tu proveedor local de agua.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here